Vietnam

Buscar
  • Cruzando el Planeta

Viena en tres días

Actualizado: ago 4

Para poder conocer Viena, como la mayoría de las capitales europeas, tan solo son necesarios tres días. ¡En este post os dejamos nuestra guía para no perderte nada de la capital austriaca!


La primera pregunta es: ¿cómo llegamos del aeropuerto al centro? La forma más económica es coger la línea de tren S7, a la que se puede acceder desde el interior del aeropuerto sin necesidad de salir. En unas cuantas paradas te deja en el mismo centro donde podrás hacer transbordo para llegar a tu destino.

Nosotros nos alojamos en el hotel Parks 73 The Townhause en Rennweg, desde donde pudimos ir a todos los sitios andando. Además cuenta con una parada de tren y tranvía bastante cerca.


Primer día en Viena


Llegamos a Viena a medio día y decidimos pasar la tarde visitando el Palacio de Bervedere, ya que la visita completa dura unas cuantas de horas. La entrada completa cuesta 22€ (19€ con carnet de estudiante) y se puede visitar todos los días de 10:00-18:00h.


Segundo día en Viena


Al día siguiente comenzamos visitando la Iglesia de San Carlos o Karlskirche. Visitar la iglesia por dentro cuenta 8€ (4€ estudiantes), aunque nosotros no llegamos a entrar. El horario es de L-S 10:00-18:00 y D 12:00-19:00h.

Después nos dirigimos a la Catedral de San Esteban o Stephansdom pasando por Kärtner Strasse, calle principal del centro de la ciudad donde se encuentran tanto tiendas de ropa y alimentación como cafeterías y restaurantes. Al interior de la catedral se puede entrar gratuitamente, solo hay que pagar por subir a sus torres 6€, aunque no lo recomendamos, ya que lo único que hay arriba es una tienda de souvenirs y unas ventanitas tan pequeñas que apenas se puede ver nada.

Muy cerca de esta catedral, se encuentra otra pequeña iglesia, la Iglesia Católica de San Pedro, bastante escondida y pequeña pero con una decoración interior digna de ver. La entrada es gratuita.

Fuente: Lugares que visitar

Para terminar la mañana visitamos el Complejo de Hofburg donde se encuentra el Palacio Imperial con el Museo de Sissi Emperatriz (15€, para estudiantes 14€) y la Escuela Española de Equitación (18€, para estudiantes 14€). De este complejo solo visitamos el palacio con el museo.

Fuente: Sinaloa 360

Para comer, volvimos sobre nuestros pasos hasta la Catedral de San Estaban, donde en una calle paralela nos encontramos con el restaurante Zum weißen Rauchfangkehrer. Muy recomendable, además de por la comida, por el trato recibido (¡por supuesto pedimos para comer un Schnitzel!)

Después de comer pusimos rumbo a la calle Ringstrasse donde nos encontramos con el parlamento y el ayuntamiento. A pesar de visitar la ciudad en febrero, en la puerta del parlamento nos encontramos con una enorme pista de hielo y un pequeño mercadillo con los dulces típicos navideños. Por supuesto algún dulce cayó, ¡aunque nos quedamos con las ganas de patinar sobre hielo!

Al otro lado de la calle nos encontramos con la biblioteca nacional, aunque para poder pasar a la zona de visitas tuvimos que volver hacia el Complejo de Hofburg, donde se encuentra el acceso para turistas. La entrada cuesta 6€ solo la biblioteca y 3€ más si se quieren visitar los museos (nosotros solo visitamos la sala de la biblioteca).

Fuente: Mil viatges

Para merendar, paramos en el famoso Café Sacher, donde se puede probar la famosa tarta Sacher (chocolate con mermelada de albaricoque) o el Strudel (dulce de hojaldre). Eso sí, avisamos de que tanto el café como los postres ¡son carísimos!


Para terminar el día fuimos a ver una ópera. Antes de que empiece la obra, se ponen a la venta entradas ¡a 10€! Lo malo es que tienes que hacer cola al menos 1 hora o 1 hora y media antes y que tienes que ver la obra de pie. Nosotros estábamos tan cansados de andaR todo el día que vimos la primera mitad de la obra y en el descanso nos fuimos. ¡Pero lo recomendamos muchísimo! Es una buenísima oportunidad para disfrutar de una ópera y para ver el edificio por dentro.


Tercer día en Viena

Por la mañana fuimos a visitar el Palacio de Schönbrunn. Esta vez si tuvimos que coger el tren, ya que se encuentra más alejado de la ciudad, pero no tiene perdida, la parada se llama igual que el palacio: Schönbrunn. La entrada al interior del palacio cuesta 20€ pero lo mejor es el jardín trasero y su glorieta desde donde se pueden contemplar unas vistas espectaculares de la ciudad.

De vuelta al centro, caminamos hasta la orilla del canal del Danubio (paralelo al río Danubio) donde se encuentra la llamada Hunderwasserhaus, una construcción llena de colores y formas fantasiosas dignas de ver.

Fuente: Viajo Org

Después, cruzando el canal del Danubio, nos acercamos al parque de atracciones Wiener Prater. No es necesario pagar entrada por acceder al parque, solo hay que pagar por la atracción a la que quieras subir.

Fuente: Chamy Travels

Para acabar el día y nuestra estancia en Viena, ya que al día siguiente por la mañana nos volvíamos a Madrid, fuimos a pasear por el parque de la ciudad o Stadtpark, desde pudimos contemplar esta bonita puesta de sol.


Sobre nosotros

Cruzando el Planeta está formado por Eva y Sergio, dos terrícolas que les encanta viajar y contar sus experiencias para que las experiencias de los demás sean inolvidables y perfectas.

 

Leer más

Suscríbete a nuestra newsletter
Descubre las mejores recetas
RDP letras.png
  • White Facebook Icon

© 2019 Cruzando el Planeta